La PAC y los Fondos Europeos Agrícolas

Estás en: 
Objetivos básicos de la PAC
Foto de maquinaria agrícola

En contra de las ideas que comúnmente se difunden hoy sobre la Política Agrícola Común (PAC)-- a la que se considera una política sin demasiado sentido, cara para el contribuyente, muy beneficiosa para los agricultores europeos y hasta causa principal de la situación de subdesarrollo de muchos países del Segundo y del Tercer Mundo-- la realidad es que la PAC siempre tuvo, y sigue teniendo, una razón de ser evidente, que es el logro de los siguientes objetivos:



  • Asegurar una oferta estable de alimentos sanos y asequibles a la población de la Unión Europea.
  • Proporcionar un nivel de vida razonable a los agricultores comunitarios, permitiendo, al mismo tiempo, la modernización y el desarrollo de la industria agroalimentaria.
  • Asegurar que todas las regiones de la Unión Europea puedan mantener su agricultura.
Objetivos complementarios

Respondiendo a las exigencias de los ciudadanos europeos, la PAC se ha desarrollado y se ha hecho más compleja, adquiriendo cada vez mayor importancia otros objetivos complementarios, como:

  • Procurar el bienestar de la sociedad rural
  • Mejorar la calidad de los alimentos y su grado de inocuidad
  • Asegurar la protección del medio ambiente en beneficio de las futuras generaciones
  • Mejorar las condiciones sanitarias de los animales y su bienestar
La financiación necesaria para el logro de los objetivos

Lograr unos y otros objetivos requiere ofrecer a los agricultores, industriales y operadores comerciales europeos las compensaciones económicas precisas para que orienten sus recursos y esfuerzos a esos propósitos; compensaciones que tienen que estar en proporción a la importancia del servicio que prestan a la sociedad europea: la garantía de abastecimiento alimentario, en cantidad y calidad, imprescindible para la cohesión social de las sociedades que la integran y para la salud individual de todos los ciudadanos.

En su conjunto la financiación de la PAC oscila entre 55.000 y 60.000 millones de euros al año; cantidad relativamente modesta y que está descendiendo en relación al PIB comunitario (0,54 % del PIB comunitario, a principio de los 90; 0,43%, en 2004 y, en 2013 el  0,33%).

A nivel individual el coste de la PAC supone que cada ciudadano europeo contribuye a su financiación con 2 euros a la semana; aproximadamente el coste de un kilo de manzanas.

Si se tiene en cuenta que gracias a ese coste se garantiza un suministro de alimentos sanos y la vitalidad del medio rural, no se puede concluir que la PAC sea cara.

Las últimas reformas. Los nuevos Fondos y su destino.

Por otra parte, las últimas reformas han supuesto un cambio radical en la forma del gasto, de modo que se destinan menos fondos para subvencionar la exportación o intervenir en los mercados y más para las ayudas directas a los productores y para el desarrollo rural.

La instrumentación administrativa de estos gastos se lleva a cabo a través de los Fondos Europeos Agrícolas, de reciente creación:

  • El Fondo Europeo Agrícola de Garantía (FEAGA) y
  • El Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (FEADER)

Con independencia de los gastos que efectúe la Comisión de modo centralizado, con cargo al FEAGA, este Fondo financia, en régimen de gestión compartida entre los Estados Miembros y la Comunidad, los gastos efectuados de conformidad con el derecho comunitario, de la siguiente naturaleza:

  • Los pagos directos a las explotaciones agrarias
  • Las intervenciones en los mercados de productos agrarios
  • Las restituciones a la exportación
  • Las medidas de promoción de productos agrarios en el mercado interior y en países terceros.

Por su parte el FEADER financia, en régimen de gestión compartida entre los Estados Miembros y la Comunidad, la contribución financiera de la Comunidad a favor de los Programas de Desarrollo Rural, realizados de conformidad con la legislación comunitaria.

+Ver R. (UE) 1306/2013 del Parlamento Europeo y del Consejo

+Ver R. Delegado (UE) 907/2014 de la Comisión 

+Ver R. de Ejecución (UE) 908/2014 de la Comisión