• logo magrama
    Wednesday 11/12/2019
    Fondo Español de Garantía Agraria O.A.

Castillo de Arévalo: Colección de cereales del SNT

foto_juego

A finales de los años 70, la torre del Homenaje del castillo se convirtió en museo de cereales al acoger la colección de variedades de grano del SNT. Este valioso muestrario, iniciado en 1956 por el SNT en el Laboratorio de su sede central de Madrid, tipificaba los trigos en función de su calidad harino-panadera.

Formada entonces por unas 150 variedades de trigo clasificadas por tipos y clases comerciales, 140 de otros cereales y 70 de malas hierbas, las muestras se guardaron en frascos de cristal con forma de grano y una ranura posterior en la que un tubo de ensayo recoge el manojo de espigas correspondiente a la variedad. Las muestras de grano y las espigas servían para identificar visualmente las variedades y para que el jefe de silo pudiera diferenciarlas y almacenarlas independientemente según su variedad o calidad.

En los años 80, con el ingreso de España en la entonces Comunidad Económica Europea y actual UE, la colección se fue ampliando con nuevas variedades, realizándose una nueva clasificación de trigos blandos y duros para adecuarse a la tipificación europea y separando las variedades de trigo en cultivo y las variedades a extinguir.

La colección contiene abundantes variedades tanto actuales como fuera de cultivo, e incluye otras especies importantes como la escaña o el alforfón, de las que proceden la mayor parte de los trigos panificables.

La evolución tecnológica ha permitido la mejora genética de las semillas y la obtención de nuevas variedades de trigo, especialmente trigos blandos, que garantizan una mayor productividad y resistencia a condiciones difíciles de cultivo y son empleadas en sustitución de otras variedades tradicionales. En estos avances ha tenido mucho que ver el trabajo de las instituciones agrarias para las que la conservación de la diversidad es fundamental.

Actualmente, ésta es una colección singular, de carácter único en Europa, que consta de unas 400 muestras de granos y espigas de cereales. Reúne 250 variedades de trigos blandos y duros (el blando se emplea para harinas y pan, y el duro para sémolas y pastas), y 150 de otros cereales (avena, cebada, centeno, arroz y maíz), conservándose espigas y grano de cada una de ellas; en el caso del arroz se conservan espigas, arroz cáscara y arroz elaborado. Las malas hierbas y semillas adventicias están representadas por 90 muestras, tanto en planta como en grano, clasificadas botánicamente y archivadas según su acción en la industria harinera. También cuenta con una representación de insectos de graneros, así como láminas explicativas de sus ciclos biológicos.

01 Accesos Directos