• logo magrama
    Wednesday 11/12/2019
    Fondo Español de Garantía Agraria O.A.

Castillo de Arévalo: Historia del silo

foto_DSC04148

Desde 1949 el castillo se encuentra protegido con carácter de patrimonio, por el Decreto de 22 de abril sobre protección de los castillos españoles, quedando su conservación bajo tutela de las instituciones del Estado. En 1952, el Ayuntamiento de Arévalo cedió el dominio pleno de los terrenos y dependencias ocupadas por el castillo al Ministerio de Agricultura para la instalación de un silo.

El Servicio Nacional del Trigo es el organismo creado en 1937 para la compra de la cosecha de trigo a los agricultores españoles con el propósito de asegurar el abastecimiento de la población y el mantenimiento del campesinado español. Entre 1941 y 1984, el SNT creó la Red Nacional de Silos y Graneros, una enorme infraestructura estatal responsable de la recogida de trigo en las zonas productoras y su distribución racional.

A lo largo del tiempo el SNT pasó por distintos nombres y funciones: Servicio Nacional de Cereales (SNC), Servicio Nacional de Productos Agrarios (SENPA) y Fondo Español de Garantía Agraria (FEGA), hasta el día de hoy en que gestiona ayudas de la Unión Europea.

En 1953 el Castillo de Arévalo fue convertido en silo, integrado en la Red Nacional, destinado a almacenar el trigo que se producía en la comarca. Cada año, al final de la cosecha y de forma obligatoria, los agricultores acudían a vender su grano al SNT en el silo instalado dividiendo el patio central del castillo. Esta operación ocasionaba colas de carros y remolques que, cargados con grandes cantidades de trigo, esperaban su turno a las puertas del castillo.

Para la construcción del silo, el Servicio Nacional del Trigo se tuvo que acomodar a los materiales precarios de la postguerra y contó con el asesoramiento de ingenieros alemanes. Fue preciso realizar obras de consolidación de las estructuras existentes y proceder a la restauración del recinto exterior, respetando sus características. En el interior se construyó la estructura central que divide en dos el patio y acoge una doble fila de celdas para el almacenamiento de grano. Una de las celdas acoge la maquinaria vertical de elevación y la escalera de acceso a la zona donde se ubica el tornillo horizontal de distribución del grano. El silo construido contaba con capacidad para almacenar hasta 1.080.000 kilos de cereal en 15 celdas.

El jefe de silo almacenaba las diferentes partidas de trigo según su variedad o limpieza, y ordenaba moverlo de una a otra celda para airearlo y mantenerlo en buenas condiciones, evitando que se humedeciera o calentara. Las paredes de la celda, construidas en ladrillo con una armadura de acero, se encargaban de transmitir el empuje del peso del grano a los pilares que sobresalen en las esquinas de cada celda.

La utilización del castillo como almacén de cereales decayó paulatinamente con el incremento del uso de nuevos elementos de transporte y manejo del grano, y se abandonó definitivamente en 1977.

 

 

01 Accesos Directos